Una de las muchas ventajas que nos ofrece linux es el poder elegir usar un programa u otro y configurar la sesión de nuestro usuario a nuestro antojo. Sin embargo con el cambio a gnome 3 se perdió muchas opciones de configuración que tenía el anterior gnome. Si, es cierto que hay extensiones y temas para gnome 3 pero aún así sigue sin ser tan personalizable como lo era antes.

El último reto con el que me he topado es cambiar el calendario por defecto. Gnome 3 sincroniza y trata de abrir el calendario de evolution cuando pinchamos sobre abrir calendario. En mi equipo utilizo dates como calendario y evolution no esta instalado porque no lo uso, así que al pinchar sobre abrir calendario me muestra un error.

Calendario del escritorio de Gnome 3


Buscando en la lista de esquemas con gsettings encontré el esquema que indica qué aplicación usar por defecto como calendario y lo modifiqué para usar dates. El comando que hay que introducir es el siguiente:

[usuario@ ~]$ gsettings set org.gnome.desktop.default-applications.office.calendar exec dates

El siguiente problema es que no me sincroniza el calendario de dates con el del escritorio. Tras buscar por internet encontré personas que usando ubuntu instalaron iceowl y les sincroniza con el calendario del escritorio. También encontré scripts y blogs donde explican como sincronizar el calendario con el de google calendar.

Viendo que ninguna de estas posibles soluciones me interesan me resigné e instalé evolution, después de instalarlo le configuré una cuenta de correo (mal configurada) y aquí es donde me llevé la gran sorpresa. Por alguna razón evolution se sincroniza con dates de forma que los eventos que introduzca en dates aparecen en el calendario de evolution. Como el calendario de evolution esta sincronizado con el escritorio me aparecen los eventos que añado en dates.

La sincronización con el calendario del escritorio quedó solucionada de una forma chapucera e inesperada pero mientras no encuentre una solución más adecuada evolution se queda instalado en el sistema, aunque no lo use nunca.